Cómo crear una Página Web atractiva como Coach Profesional

Los 5 Ingredientes para crear una Página Web atractiva que llame la atención de tus clientes como Coach o Terapeuta

¿Sabías que los visitantes de tu página web tardan una media de 3 a 5 segundos en darse una primera impresión de tí y tus servicios como Coach o Terapeuta?

En esta fracción de tiempo, tu visitante tomará la decisión de continuar leyendo o definitivamente abandonar tu sitio sin terminar de leer lo que tienes para ofrecerle.

Por ello es importante cuidar los elementos clave dentro de tu página web que harán que tus visitantes – y también clientes potenciales – decidan quedarse más tiempo en tu web explorando tus contenidos, servicios y cursos y que así finalmente tomen una acción concreta como contactarte o comprarte.

Y para compartirte estos elementos, te presento a Tomás Ubiera, especialista en Branding y Diseño de Identidad Visual para el sector del Desarrollo Personal, quien te mostrará las claves visuales que influyen en tus visitantes para que elijan quedarse más tiempo explorando tu página web. Te dejo con él.

Cada vez que entramos a una página web recibimos muchos estímulos de golpe en nuestro cerebro sin que necesariamente seamos conscientes de ello.

Por ejemplo, cuando llegaste a este artículo, antes de leer estas líneas y sin darte cuenta, miraste unos colores, unas tipografías, y luego comenzaste a leer. Lo que miraste realmente fue una Identidad Corporativa (o la falta de ella).

Esto suele pasar en unos segundos porque así es como funciona nuestro cerebro: Cuando navegamos en cualquier página web, primero echamos un vistazo rápido, y luego tomamos una decisión de forma inconsciente, ya sea de seguir leyendo, o de dejar la pestaña abierta algunas horas, cerrarla y olvidar esa web para siempre.

Numerosos estudios de neuromarketing afirman que el 90% de toda la información que llega a nuestro cerebro es visual, el 10% restante llega por los otros sentidos. Esto quiere decir que la información visual es 60,000 veces más rápida que el texto.

Por ello, uno de los factores clave para captar la atención de tus futuros clientes en tu web es el desarrollar una Identidad Visual profesional dentro de tu web que aportará una sensación de profesionalidad y transmitirá confianza en tu visitante durante los primeros segundos de su visita en tu web .

Es lo que a nivel presencial consideraríamos una «primera buena impresión».

¿Y cuáles son estos ingredientes?

Ingrediente #1: Tu logotipo

El Logotipo será lo primero que tus visitantes verán en tu página web, por eso, ante todo cuida que sea legible y simple par que sea fácil de recordar.

Un logotipo bien diseñado cumple la función de “resumir” en un solo vistazo, la esencia de tu proyecto, reflejará tu personalidad, tus valores, el nicho al que estás dirigiéndote y representará tu negocio.

Tu logotipo también deberá diferenciarte de tu competencia. Para ello, es recomendable conocer a fondo cuál es tu misión, tu visión, tu público objetivo y tus valores.

Este es un ejemplo de un logotipo de la Coach Selene Rayas.

logotipo coach selene rayas

Ingrediente #2: Tu paleta de colores

Para que tu página web sea atractiva para tus clientes, tu página web debe de usar siempre los mismos colores.

Un error muy frecuente es pensar que con «llamar la atención» nos referimos a utilizar muchos colores, y la realidad es todo lo contrario: Cuando eliges de 2 a 3 colores que siempre utilices en tu web, llamarás la atención de tu cliente porque estarás transmitiendo profesionalidad y coherencia en tu web.

Para elegir los colores de tu web, la primera recomendación es que utilices los mismos colores que tu logotipo o que sean complementarios a él para transmitir esa sensación de armonía y unificación.

Para hacer esto, toma en cuenta la “psicología del color”, ya que cada color (o combinación de colores) despertará una idea distinta o una emoción distinta.

Para eso, puedes guiarte de esta pequeña infografía que realicé:

psicologia del color tomas ubiera

Otro punto importante con los colores es observar a la competencia, y tratar de encontrar posibles diferenciales, pero siempre teniendo en cuenta el significado del color que escojamos.

Por ejemplo, si tienes poca o ninguna competencia posicionada en un color, antes de escoger ese color para tu marca, debes tomar en cuenta lo que ese color representa.

Otra manera de diferenciarte en el color es por las combinaciones que utilices, si seguimos con el ejemplo anterior, digamos que escoges el azul, pero te das cuenta que nadie más lo combina con un naranja, puedes encontrar un hueco, pero insisto, antes de diferenciarnos es más importante tener en cuenta la emoción o las connotaciones que despertará uno u otro color, así como las distintas combinaciones de estos. En resumen:

  1. Fíjate en cuáles colores o combinaciones puedes diferenciarte de tu competencia.
  2. Guíate de la psicología del color.
  3. Encuentra coherencia en los colores finales que escojas.
  4. Busca otras tonalidades y/o combinaciones de color.

Ingrediente #3: Tus tipografías

Tu web está compuesta por texto en gran medida, por eso, tu identidad visual debe definir cuáles serán las tipografías que utilices, también puedes escoger más de una, pero siempre cuidando que sea legible.

Existen distintas fuentes tipográficas para nuestra web, encontrar la adecuada es parte de un buen trabajo de identidad visual.

Tal como sucede en la psicología del color, escoger una fuente para nuestra web hace posible que se despierten distintas emociones, por ejemplo, si inventamos un personaje llamado Juan, y escribiera el texto “Hola, me llamo Juan” , podríamos sospechar quién es este personaje según la tipografía. Veamos un ejemplo:

ejemplo tipografias diseño web

Incluso, podríamos asignarle una edad, una forma de comunicarse, y hasta sospechar a qué se dedica. ¿Cuántos años tendría el Juan de la primera línea? ¿A qué se dedica el Juan de la tercera línea? ¿El Juan de la segunda línea es amigable?

Por eso, escoger fuentes que vayan acorde a nuestra marca y a nuestra personalidad no es un trabajo que deba tomarse a la ligera, sobre todo cuando vamos a crear nuestro logotipo y queremos que nuestra web impacte con solo verla.

Dedica el tiempo necesario a encontrar las fuentes para tu marca, pero asegura siempre la legibilidad. 🙂 

Ingrediente #4: Las imágenes de tu web

Otro elemento importante a tener en cuenta para llamar la atención de tus visitantes es el estilo de imágenes que utilizas, ya que al igual que como sucede con los colores y tipografías, para transmitir coherencia, es recomendable que elijas un estilo de imágenes que mantengas en toda tu web.

Los estilos de imágenes pueden ser imágenes vectoriales o fotografías de bancos de imágenes.

Vectores

A diferencia de las imágenes que son fotografías, los vectores son imágenes creadas digitalmente con «vectores». Por ejemplo:

imagenes vectoriales blog posts

Ejemplo de los artículos del blog de la web de Vilma Núñez en donde se utilizan imágenes vectoriales.

Bancos de imágenes

También puedes utilizar fotografías gratuitas o de pago, para las imágenes de tu web, existen bancos como Pixabay, Unsplash, Freepik donde puedes encontrarlas (en este artículo tienes una lista de 7 bancos de imágenes más)

La misma web de Jean es un ejemplo de este estilo, que además, en lo personal me gusta más que el anterior, además, suele combinarse con el mismo título de la entrada si es un blog, y el tiempo de realización puede ser inferior a crear un vector.

Ingrediente #5: La imagen de portada de tu página principal

La imagen de portada es la primera cara de tu web. Dependiendo de los objetivos en tu negocio será el tipo de imagen que elijas.

Por ejemplo, si tu objetivo es captar suscriptores para llevarlos a un Embudo de ventas probablemente tu portada tendrá la imagen de tu recurso gratuito (lead magnet).

En ese caso, tu recurso gratuito debe tener la identidad visual de tu marca (logotipo, colores, tipografías…) para que no se vea como una pieza ajena a tu web, sino que forma parte de ella.

Por tanto, antes de crear la portada, tu identidad visual debe estar definida, para que corresponda al resto de tu página web. 

También, y si lo prefieres, tu portada puede tener tu fotografía en lugar de tu lead magnet.

Por ejemplo, en mi web tengo una foto de mi guía gratuita, pero los colores, tipografías no cambian para así poder lograr coherencia.

portada ebook diseño

Vemos que en cualquier caso una portada no solo mantiene las tipografías que mostramos en nuestra web desde el principio, sino que otro elemento claramente es la paleta de colores.

EXTRA: ¿Cómo aplicar mi identidad visual a mi web?

Como ya hemos visto crear una página web llamativa, y que por tanto, pueda captar mejor la atención de tus futuros clientes o suscriptores depende en gran medida de contar con una identidad visual profesional.

Una vez tengas creada tu identidad visual, debes contar con un “Brandbook” o libro de marca que te explique en detalle cómo aplicar tu marca en cualquier ámbito, no solo en tu web, sino en tus redes sociales, papelería, o cualquier aplicación.

Si quieres saber en detalle cómo crear o mejorar la identidad visual de tu marca de desarrollo personal, puedes descargar mi guía GRATIS aquí:

5 Claves para crear la identidad visual de tu marca de desarrollo personal.

Recomendado

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Compartir
Compartir
Twittear
Compartir
Pin