DÉJAME TU EMAIL Y RECIBE GRATIS 

E-book con los "7 elementos que no deben faltar en tu web si eres coach del Desarrollo Personal"

Además recibe recursos de valor que comparto en mi Newsletter.

100% libre de spam ;)

¿Cómo saber cuándo es el mejor momento para rediseñar tu página web?

Con frecuencia me encuentro que algunos de mis suscriptores ya han pasado por el proceso de haber creado su web  por sí mismos, por un conocido que “sabe” del asunto o incluso, por una mala experiencia en agencias de marketing.

Y entonces se encuentran con los problemas frecuentes de una web amateúr o una web generalista:

  • El diseño no luce profesional. Porque diseñar una web no sólo implica saber manejar WordPress.
  • No sé cómo hacer modificaciones que me gustaría hacer
  • No sé qué páginas o qué estrucutra darle a mi página
  • Mi web carga muy lento
  • Mi web ha sido hackeada
  • Mi web no aparece en Google
  • Entre muchos otros problemas que surgen a nivel técnico.

En cualquiera que haya sido el caso, después de esta primera experiencia, pudiste haber llegado a la misma conclusión: Necesitas un cambio porque:

  • Como tu web no luce profesional, no te gusta mostrarla ni inviertir en publicidad en Facebook por ejemplo para que más personas puedan verla. Y de aquí se desprende un primer problema: Aunque tu fortaleza sea atraer potenciales clientes a través de redes sociales, cuando llegan a tu página web, todo el encanto desaparece.
  • Tu web se parece a la de otros profesionales… Probablemente porque usan la misma plantilla y algunas de ellas tienen limitaciones para modificar el diseño. El resultado que obtienes es que tu página no muestra quién eres realmente ni cómo puedes ayudar a las personas que están buscando tu ayuda.
  • Tu problema también podría ser que incluso habiendo delegado la tarea, la persona que te creó la web tiene un diseño que ya no de adapta a las tendencias actuales del mercado.

Estos son sólo algunos de los indicios que te están indicando que puede ser el momento de comenzar un proceso de rediseño web. Pero vamos a verlo por partes.

¿Qué es el rediseño web?

Como su nombre lo indica, se trata de un proceso en el que diseñas nuevamente una web. Estos cambios pueden ser desde un lavado de cara general hasta un cambio profundo tanto en tu logotipo como colores corporativos porque tu actual imagen ya no te representa.

Además, en un rediseño web ya tienes la experiencia previa de haber diseñado una primera versión de tu web, lo que te da una gran experiencia para saber qué ha funcionado y qué no, para plantearlo en los nuevos objetivos.

A veces cambiar sólo de plantilla no es realmente la solución más completa, ya que el rediseño web puede ir más allá de los aspectos técnicos al incorporar tu marca y crear coherencia en todos los elementos de tu web y de todos los elementos que conforman tu marca (redes sociales, tarjetas de presentación, presentaciones, etc.).

¿Qué aspectos tomar en cuenta para rediseñar una web?

Una vez que te has dado cuenta que necesitas renovar tu web y que sabes en qué consiste, es momento de comenzar a planificar qué pasos tomar para lograrlo.

Para ello es conveniente que te plantees dividir en pequeños pasos y así ver el todo lo que implica. Muchas veces incluso se requerirá de más de un profesional, ello depende más de tus objetivos.

Así que vamos a dividirlo en partes:

Paso 1: Analizar qué es lo que ha funcionado y lo que no de tu web

Sí, todo comienza con saber qué es lo que quieres cambiar, sin un objetivo claro, no vamos a llegar a buen puerto. Y para ello, lo primero que tenemos que hacer es analizar qué funciona y qué no. Para guiarte puedes usar estas preguntas como referencia:

  • ¿Tu web te está ayudando a atraer nuevos suscriptores cada mes?

Una buena tasa estaría entre el 5-8% de nuevos suscriptores mensuales. Si quieres saber por qué necesitas una lista de suscriptores, te lo explico aquí.

  • ¿Cuántas visitas mensuales estás recibiendo y cuánto tiempo se quedan?

Si tu lista de suscriptores es baja puede ser porque no estás recibiendo suficientes visitas a tu web, por lo que  podrías enfocar tu estrategia en atraer más visitas.

En cambio, si estás atrayendo una buena cantidad de tráfico, pero lo que no tienes son suscriptores, entonces el problema puede radicar en que los cajetines de suscripción no sean muy visibles para tus visitas o no aparecen en los lugares más óptimos. Para resolverlo, en este artículo te cuento cómo hacer más visibles tus formularios de suscripción y así aumentar tu lista de suscriptores .

Dos maneras de conocer esta información es conectar tu web a una cuenta de Google Analytics para saber cuántas personas visitan tu web, de dónde son, qué páginas visitan, etc. y otra es Thrive Leads, que es un plugin que conecta tus cajetines de suscripción con tu herramienta de email marketing (como Mailchimp, aunque ahora mismo yo prefiero Active Campaign) y podrás conocer qué porcentaje de las personas que visitan una página con ese cajetín, se suscriben.

  • ¿Tus potenciales clientes están llegando a las páginas de tus servicios?

Si no tienes suficientes reservaciones puede ocurrir lo mismo que con los formularios: O no es fácil de llegar a los servicios, o no está visible a lo largo de tu web o no tienes una estrategia de marketing que te ayude a venderlos, porque no sólo se trata de crear tu web y dejarla ahí reposando (al menos no al principio), sino que a través de estrategias de email marketing o incluso con publicidad en Facebook puedan ver tus servicios.

  • ¿Tus potenciales clientes no están comprando tus servicios?

Si ninguna de las anteriores ha parecido ser la causa, incluso puede ser simplemente que tu página de ventas no genera la suficiente confianza o no estás sabiendo comunicar los beneficios de tu servicio producto.

  • ¿Tus potenciales clientes reconocen tu marca?

Otro de los síntomas más comunes , sobretodo si ofreces un servicios que sabes que es muy atractivo para tu cliente, puede estar sucediendo que no generes la suficiente confianza con él.

En muchas ocasiones sucede que como Coach te has certificado en numerosos cursos y escuelas, pero al momento de llegar a tu web, las personas que no te conocen no lo saben porque tu web no luce profesional, y como esa primera impresión no les comunicó profesionalidad, es más complicado que generes la confianza suficiente para que te compren.

Las anteriores ideas que te he dado son las más frecuentes, pero es probable que en tu caso particular necesites analizar más detalles, por lo que te sugiero apuntar todo lo que detectes que no funciona. ¡Ah! Y también que pruebes mi sesión de diagnóstico gratuito para que juntos analicemos qué es lo que no está funcionando.

Paso 2: Define objetivos

Una vez que sabes qué es lo que ha funcionado y qué no, puedes comenzar a redefinir tu estrategia.

¿Quieres conseguir más ventas? ¿Más suscriptores? ¿Más visitas a tu web? ¿Generar más confianza?

En base a lo que decidas es cómo te vas a plantear qué elementos destacar y hacer más visibles.

Por ejemplo, puede ser que seas un coach con mucha presencia local y que organices talleres, por lo que te interesa que tus redes sociales y tu teléfono estén muy visibles.

En cambio, si toda tu estrategia quieres trabajarla online, puede que lo que te interese en este momento sea atraer más suscriptores, por lo que los formularios de suscripción van a tener más importancia e incluso es lo primero que tendrían que ver tus visitas cuando llegan a tu página de inicio.

Paso 3: Define las diferentes áreas que quieres trabajar en tu web

Como te he mencionado antes, el rediseño de tu web puede no sólo involucrar a un diseñador web, sino a todo un equipo de profesionales, por lo que te voy a mencionar algunas áreas que podrás tomar en cuenta al momento de dar el paso:

  • Marketing: Esta es una de las principales áreas a tomar en cuenta, pues aunque rediseñes tu web, sin una estrategia clara detrás para atraer a tu cliente ideal, tendrás una web bonita pero que no convierte visitas en clientes.
  • Diseño gráfico: Aquí existe una confusión, cuando creas una web no necesariamente estás hablando de crear los elementos de marca de la web (logotipo, colores corporativos, elementos gráficos, tipografías), ya que este es el trabajo de un diseñador gráfico. En ocasiones el diseñador web también puede ofrecerte este servicio, pero revísalo en el perfil de cada diseñador.
  • SEO: Considera también que al rediseñar tu web, alguna de tus páginas puede estar pocisionada en Google y que con el rediseño se pierda si no se hace una redirección 301. Lo mismo pasa con algunos aspectos de tu plantilla. Revísalo antes de hacer los ajustes.
  • Copywriting: Es un área poco conocida por los Coaches, pero que puede marcar una gran diferencia entre una página de venta que vende y otra que no. Los profesionales del copywriting se dedican a persuadir mediante los textos para vender. Utilizan fórmulas probadas que llevan al lector a leer toda la carta de ventas.
  • Experto en Facebook Ads: No es un secreto que entre más personas vean qué es lo que ofreces, más probabilidades tienes de que te compren. Así que considera contratar a un profesional en esta área también, o formarte en ello.

 

¿Quieres seguir aprendiendo cómo rediseñar tu web para vender tus servicios?

Te invito a registrarte al Taller Online gratuito que estaré lanzando próximamente. Da click para que te avise cuándo estará disponible.

SÍ, APÚNTAME AL WEBINAR GRATUITO DE REDISEÑO

¡Nos vemos dentro!

Quizá también te apetece ver estos temas

4 comentarios en “¿Cómo saber cuándo es el mejor momento para rediseñar tu página web?

  1. Hola Jean, tu post me ha parecido sumamente interesante.

    Para mí, el concepto de rediseño implica hacer sólo unos cuántos retoques y fuera; lo que tú planteas como un rediseño, yo lo considero una web nueva, aunque mantengas tu dominio y un logo más o menos similar, con un nicho específico.

    Pero como tú bien dices, necesitas dejarte asesorar por un profesional, alguien que sea capaz de plasmar esas ideas que tú tienes en tu mente, de la mejor forma posible, para que la web resulte lo más atractiva desde la perspectiva del cliente.

    Hacer una web hoy es más o menos sencillo, hacer una web profesional, eso ya es bastante más complicado, y por mi experiencia, puedo decir, que si tú inicialmente te pones en manos de un diseñador y delegas este servicio, estarás ahorrando dinero, tiempo y disgustos, y por supuesto, la presentación será inconfundible.

    Un post, como te he dicho, muy interesante.

    Sin más, te envío un afectuoso saludo

    • Hola Adela,

      ¡Muchas gracias por tu comentario y por compartir tu punto de vista!

      Es muy cierto que el término “rediseño” suele asociarse con un lavado de cara y algo más, que aunque también aplica, esto sería el equivalente a ir haciendo arreglos provisionales, que puede funcionar algún tiempo, pero si se requiere de un cambio profundo, quizá sea mejor considerar una estrategia de rediseño que considere más factores.

      Un abrazo.

  2. Hola Jean,

    Me ha gustado mucho el post, sobre todo cómo enfocas tú el rediseño. Creo que a veces, a la hora de cambiar tu web, no sólo hay que hacer borrón y cuenta nueva, sino que es muy importante el primer punto. Hay que analizar qué funciona y qué no, pero sobre todo, por qué funciona o no algo, para poder replicarlo y mejorar lo que sea necesario.

    Hay ocasiones en las que creemos que no nos gusta algo, o que tomamos decisiones en plan estéticas, cuando lo más importante es hacerlo sobre los datos y los números, es decir tomar decisiones conscientes, basadas en la realidad. Y un profesional que nos oriente y nos ayude en qué es lo que hemos de valorar es súper importante.

    Un saludo enorme.

  3. ¡Hola Conchi!

    Muchas gracias por compartir este paso importante que mencionas que es además de saber qué es lo que funciona y lo que no funciona, el por qué, ya que al entender el motivo por el que está resultando o no es fundamental para hacer los cambios necesarios en uno u otro sentido y justificar las decisiones de diseño para que se consigan los resultados deseados.

    Este segundo punto que mencionas sobre tomar en cuenta la parte funcional y analítica me parece muy importante que la hayas resaltado, ya que las decisiones de diseño también tiene que orientarse en la parte funcional, ya que una web bonita es muy atractiva, pero si no se ha diseñado de forma estratégica, los resultados no se verán proyectados.

    Un abrazo.

Deja un comentario